SOBRE LA PELÍCULA

El hilo conductor del documental es la música. Vemos que la necesidad de escribir y oír canciones con un contenido político-social parece ser más intensa en países menos desarrollados. Así, la perfección musical no es lo más importante: la clave es la expresión de emociones verdaderas.

El documental pretende poner de manifiesto los interrogantes de tantos y tantos músicos acerca de sus raíces en un mundo cada vez más globalizado. Interrogaciones y emociones nos unen difuminando fronteras. A lo largo del documental, los músicos locales que pueblan el viaje se afanan en transmitir su mensaje. Y aunque en ocasiones ese mensaje pueda ser solemnemente honesto, viven la vida con sentido del humor y alegría, los mismos ingredientes que emplean a la hora de tratar con Adi y Stefan.

En vez de limitarnos a viajar de un sitio a otro, nos sumergimos en los sabores locales y la cultura musical, una perspectiva moderna y alternativa de hacerse a la carretera.